miércoles, 13 de julio de 2011

Especialista da pautas a ganaderos de zonas alto andinas para reducir mortalidad de animales durante el friaje


Importantes recomendaciones, como el suministro de forrajes henificados en mayor cantidad, proporcionó a los ganaderos de las zonas alto andinas de la región un especialista de la Dirección Regional de Agricultura Junín, con el propósito de reducir la mortalidad de algunas especies como ganado ovino, alpacas y llamas, que habitan por encima de los 3,600 m.s.n.m.

El ingeniero David Chanco Tacza, responsable de la Unidad de Crianzas de la sede regional Agraria Junín, explicó que los forrajes henificados ayudan a mejorar la ingesta de los animales y soluciona los problemas de hipotermia (baja temperatura corporal), que es común en animales de pelo corto, pequeño, húmedo, y en aquellos que no tienen vivienda durante los períodos de bajas temperaturas, así como en los animales enfermos y/o heridos que manifiestan bajas defensas debido a su pobre alimentación.

En ese sentido, el especialista recomendó a los ganaderos alimentar a sus animales con forrajes ensilados y/o henificados, además de sales minerales, que contienen carbohidratos y por lo mismo proporcionan energía al organismo del animal.

Asimismo, Chanco Tacza sugirió a los productores alto andinos realizar una saca forzada de animales de mayor edad (mayores de 7 años), mientras que se debe proteger a las crías y a los más jóvenes de las fuertes corrientes del aire, construyéndoles dormideros en zonas de quebrada.

Adicionalmente, se recomienda aplicar al ganado suplementos nutricionales que ayuden a reforzar sus defensas y su sistema inmunológico, aunque la asimilación de estos será mejor en aquellos animales que han sido desparasitados.

El friaje en las regiones alto andinas es un evento climático habitual que ocurre normalmente desde mayo hasta finales de julio. El fenómeno consiste en la combinación de heladas nocturnas con precipitación de nieve y a veces granizada.

Según el promedio histórico de mortalidad, producto del friaje, es de 0.5%, aproximadamente, del total de la población de animales que viven en las zonas alto  andinas de la región. Se estima que existe 1 millón 200 mil cabezas de ovino.