domingo, 3 de enero de 2016

Gobernador de Huancavelica, expresa orgullo por reconocimiento a Festividad de los Niños de Acoria


El gobernador regional de Huancavelica, Glodoaldo Álvarez Oré, declaró que "es un orgullo para Huancavelica y se hizo justicia con Acoria” con la declaratoria de Patrimonio Cultural de la Nación de la Festividad en Honor al Niño Nativo, al Niño Dulce y al Niño Poder de Acoria, tras entregar a las autoridades locales la Resolución Viceministerial Nº 163-2015-VMPCIC-MC del Ministerio de Cultura que lo declara como tal.

En la ciudad de Acoria donde varias danzas de Los Negritos fueron parte fundamental en los rituales de veneración a los Niños, desde el 31 de diciembre pasado hasta el 2 de enero del año en curso, destacó el “esfuerzo de la comisión integrada por los cinco barrios y de las autoridades locales y regionales”.

“Solo faltaba el emblemático distrito Acoria porque este reconocimiento lo tienen Lircay, Huancavelica, Acobamba y Pasos, por lo tanto, tenemos que resaltar y valorar nuestros patrimonios culturales”, dijo en su discurso central ante la presencia de miles de acorianos. Invocó asimismo a la población a cuidar al turismo interno y externo teniendo en cuenta que trae recursos y dinamizan la economía local y regional.

MESA DE DIÁLOGO. 
En otro momento de su alocución, anunció que en el presente año llevarán los niveles de coordinación con las autoridades acorianas mediante una mesa de diálogo, para llevar adelante las obras que necesitan considerando que tienen destinado un presupuesto para esta localidad. “Acoria está tomando cuerpo y dependerá de sus hijos, la población y sus autoridades para sacar adelante a esta hermosa tierra”, agregó finalmente.

Cabe precisar que esta fiesta de los Niños de Acoria es una celebración que convoca la participación de la población local, que se organiza utilizando sistemas de reciprocidad de larga data para expresar su religiosidad fortalecerse como comunidad.

LOS NIÑOS. 
La imagen del Niño Dulce sería la más antigua, pues se dice que fue realizada en el siglo XVIII. Ha sido modelada en pasta y tela encolada sobre base de maguey. En tanto, la imagen al Niño Poder, se cree que pudo haber sido confeccionada en el siglo XVIII, utilizando la misma técnica. Mientras que la imagen del Niño Nativo guarda correspondencia con la de los danzantes de las comparsas de Negritos, tanto en indumentaria como en accesorios.