viernes, 2 de septiembre de 2016

Por no contar con licencia de funcionamiento, MPH cierra casino “Valle de la Fortuna”


En medio de gritos y amenazas por parte de los administradores del Tragamonedas y Casino “Valle de la Fortuna”, el Área de Ejecución Coactiva de la Municipalidad Provincial de Huancayo (MPH), clausuró dicho local por abrir sus puertas cada noche, sin licencia de funcionamiento.

Hoy viernes por la mañana, varios agentes del Serenazgo y fiscalizadores municipales, llegaron a la avenida Giraldez N° 320, dirigidos por el ejecutor coactivo de la Gerencia de Promoción Económica y Turismo de la MPH, Efraín Remuzgo Romero. Luego de retirar a los administradores y a las trabajadoras que tenían sus cuartos en el segundo piso del local, las puertas fueron soldadas y cubiertas con afiches de clausura.

Según el funcionario, si es que el casino vuelve a atender sin haber regularizado el procedimiento legal para obtener una autorización de funcionamiento por parte de la Municipalidad de Huancayo, los propietarios tendrán que atenerse a la colocación de bloques de concreto y una multa de dos UIT (Unidades Impositivas Tributarias), equivalente siete mil novecientos soles.

LARGO PROCESO


Efraín Remuzgo explicó que el establecimiento de propiedad por Crisólogo Gómez Reymundo, atraviesa diversos procesos administrativos y judiciales desde el año 2014. Asimismo, aclaró que la medida de clausura actual, obedece a una resolución administrativa de hace dos años, que no se hizo cumplir antes por las medidas cautelares que presentaban los dueños.

“El Valle de la Fortuna” también fue clausurado el 17 de setiembre del año pasado. A pesar de eso, no se formalizó con la licencia de funcionamiento. “Ahora ya no tienen ni medida cautelar y pretenden sorprender a la opinión pública. Esta clausura es totalmente legal”, indicó frente a las acusaciones que señalaban los administradores.

DETALLE: 
Remuzgo Romero, indicó que su despacho continuará con la ejecución de clausuras pese a las amenazas y agresiones de los propietarios de locales que funcionan al margen de la ley.