sábado, 22 de octubre de 2016

Ataud con restos de comunero Quintinio Cereceda fueron enterrados


Los restos del comunero Quintino Cereceda Huisa que perdió la vida tras los enfrentamientos con la Policía fueron sepultados luego de seis días de haberse producido su deceso.
El ataúd permaneció en la comunidad campesina de Qehuira, en medio de la vía que une Cusco con Challhuahuacho, en señal de protesta contra el proyecto minero Las Bambas y el Gobierno Nacional.


La multitud de comuneros congregada en la referida comunidad acompañó por última vez a Cereceda Huiza adonde será su eterna morada, el pequeño cementerio de Choquecca.

Antonia Huillca Challco, viuda del comunero muerto, pidió a las autoridades nacionales que interceda de una vez para encontrar una solución al conflicto.

En medio de sollozos exigió justicia por la muerte de su esposo a manos de la Policía, reclamando a la vez una indemnización por parte del Gobierno, toda vez que tiene hijos menores que proteger y en etapa universitaria.

Se conoció que el hijo mayor, estudiante universitario en Arequipa, al tomar conocimiento de la muerte de su padre inmediatamente partió hacía Cotabambas.

Durante el viaje, el vehículo que lo trasladaba sufrió un despistehacía una ladera que felizmente no tuvo mayores consecuencias, sufriendo contusiones en diferentes partes del cuerpo. Fue referenciado a la ciudad del Cusco donde recibió atención médica.

Grupo Aliado Diario Pregón.