jueves, 20 de octubre de 2016

El 40% de rompemuelles de la ciudad fue colocado por los propios vecinos




El gerente de Tránsito indicó que realizarán el control de estos dispositivos
 De exorbitante calificó, el gerente de Tránsito y Transportes de la MPH, Jaime Landa Chacón, el número de reductores de velocidad o gibas, que hay en nuestra ciudad. El funcionario, informó que tras un inventario realizado en los distritos de El Tambo, Chilca y Huancayo se determinó que hay 255 dispositivos conocidos como “rompe muelles”.

Landa Chacón vio con preocupación que el 40 % de ellos, fue instalado por los propios vecinos, sin medidas técnicas y sin comunicación a la Gerencia de Transportes. “No estamos en contra de los vecinos, pero nosotros podemos dar la asistencia técnica, ya que muchas de estas instalaciones son verdaderamente ‘rompe muelles’ y está mal porque van en desmedro del transportista”, indicó.

Según el funcionario, el siguiente paso para el control de reductores de velocidad es la evaluación de las funciones que cumplen. De ser técnicamente innecesarios, se procederá a su demolición. “Hay que ver cuales fueron instaladas por la municipalidad, cuales por los vecinos, y cuales verdaderamente son necesarias”, dijo.

SANCIÓN Y DEMOLICIÓN

Jaime Landa, explicó que según el Reglamento Nacional de Tránsito, la instalación de cualquier dispositivo de tránsito que no cuente con la autorización municipal, es multada con el pago el 10 % de una UIT (Unidad Impositiva Tributaria), equivalente a 395 soles. Sin embargo, el gerente de Tránsito y Transportes, dejó claro que no todas las gibas serán demolidas.

“Por ejemplo en el jirón Los Bosques, había un reductor puesto por los vecinos que era muy alto. Se les notificó y luego que nos presentaran un buen sustento para controlar la velocidad de los vehículos en el sector, procedimos a limar la giba a diez centímetros de altura, a pintarla y comunicar de su existencia a los transportistas”, explicó.


Detalle: 
Según Jaime Landa Chacón, la función de las gibas es reducir la velocidad a 30 kilómetros por hora, pues a dicha velocidad el conductor puede maniobrar su vehículo y evitar un accidente de tránsito.