sábado, 15 de octubre de 2016

Reformas electorales y de ley de partidos deben ser integrales en el Perú.



Escribe: Pedro Morales Mansilla.


La modificación parcial y desordenada de la legislación en los campos electoral y de partidos políticos realizada por el anterior Congreso, generó problemas de transparencia, plazos y de ética, que estropearon las últimas elecciones generales y no ha servido para mejorar la calidad de la representación política.


Esta experiencia demanda del Congreso, para superar el caos heredado, debata con oportunidad, integral y sistematizadamente las reformas profundas que en esos campos necesitamos, a fin de fortalecer nuestra democracia y gobernabilidad que están en función a la calidad de la representación política.



En ese sentido, preocupa la actitud de la bancada fujimorista de llevar al Pleno en forma apresurada y sin considerar la necesidad de un planteamiento integral, dos dictámenes que buscan modificar el Reglamento del Congreso vía Resolución Legislativa con el membrete de “desincentivar y prevenir el transfuguismo” y el Artículo 94 de la Constitución, restableciendo la reelección inmediata de alcaldes. Ambas normas deberían formar parte de un paquete completo y coherente de las reformas que requerimos.


En el primer caso, es evidente que busca impedir el abandono de congresistas discordes con las directivas partidarias; más, si “saltó” el “caso Vilcatoma”. Sin embargo, la normatividad que impida el transfuguismo, no solo debe abarcar el espacio parlamentario, también el de los gobiernos sub nacionales y desde sus raíces; empezando por establecer que los que cambian de partido no deben participar en las elecciones regionales-municipales y generales más cercanas siguientes, evitando así la presencia de oportunistas electoreros y compradores de puestos en las listas, negocio que engendra corrupción y transfuguismo.
En el segundo caso, proponen restablecer la reelección de alcaldes, sin considerar que fueron los “destapes” de actos de corrupción en los niveles sub nacionales los que motivaron la eliminación de la reelección inmediata. Por tanto, si ese fue el motivo, resulta contraproducente su retorno, sin garantizar primero, mecanismos de control más eficaces, sobre todo para la época electoral. 

Cordial saludo; es grato remitirles este artículo, que previamente fu remitido a los amigos del Diario Correo de Huancayo, quienes posiblemente, por comprensibles razones de espacio todavía no han podido publicarlo. En todo caso, les remito para que no salga del contexto o de la coyuntura, con la esperanza que pueda servir como un modesto documento de debate, sobre temas nacionales.



Desde mi punto de vista, la Resolución Legislativa aprobada el día de ayer en el Pleno del Congreso antenta contra del derecho a la disidencia y atenta contra la Constitución al disminuir las competencias y derechos que el pueblo otorga a los congresistas, vía su voto


En suma es un engaño y desnuda la prepotencia de la mayoría fujimorista, para evitar que sus congresistas se retieren de la bancada que acaudilla la señora Fujimori, a quien le financian sus actividades políticas con aportes de su sueldo,.


Es discutible que el solo fortalecimiento de las bacadas en las condiciones acordadas va a fortalecer a los partidos políticos, es insuficiente, el tema empieza en la coformación de listas de candidatos, con gente formada políticamente, con convicción y principios, doctrina y con transparencia en el financiamiento de campañas. Sin esto, la puertas para los traidores y los transfugas en toda época, están abiertas.

Por eso, vengo reclamando que la reforma sea integral y que este tema sea coherente con lo que se viene discutiendo en la Comisión de Constitución. Esto es un parche desesperado, que no ha considerado el interés nacional sino el de Keiko Fujimori que no quiere ver disminuídos sus "emolumentos".

Ahora "tammmmbién vieeene"....la reeleccio inmediata de alcaldes..una ayudita para Castañeda como lo hizo Alberto Fujimori con Belmont.