sábado, 31 de diciembre de 2016

Mediocridad y corrupción en representación política del departamento de Junín marcaron historia nefasta el 2016

foto Juanse Guevara.


Se inicia etapa de “salida” para gobiernos sub nacionales.

Para el ex Alcalde y ex Congresista, Pedro Morales Mansilla, es lamentable que la mediocridad y la corrupción en gran parte de la representación política parlamentaria y del gobierno regional y locales del departamento de Junín, hayan marcado el año que pasó. Su gestión –afirmó- defraudó las expectativas de buena parte de la población, convirtiéndose en otro fiasco contra del desarrollo humano y en una pesadilla chambona por la patológica imposición del culto a la persona que ejerce la titularidad “sostenible” de los pliegos presupuestales.

“Los congresistas mostraron su real valía por ejemplo, al no haber ni siquiera intentado modificar a favor de Junín, ningún ítem del Proyecto de Presupuesto de la República 2017 elaborado por el Poder Ejecutivo. Recordemos, son tres de la mayoría congresal, uno del oficialismo”, indicó.

“Sin ninguna iniciativa legislativa de impacto aprobada, tampoco han logrado, pese a la urgencia del caso, la conformación de una Comisión Investigadora Especial de las “Inversiones” realizadas en nuestro departamento y manejadas por los tres niveles de gobierno en los últimos diez años. Los indicios de corrupción son abrumadores y también hay casos que requieren activar y/o iniciar, según corresponda, investigaciones congresales, como la pavimentación de la carreta Yauyos-Chupaca, demolición y construcción del Colegio “Santa Isabel”, construcción del túnel Trasandino solo para servicio ferroviario, concesión del FF.CC., concesión de la Carretera Central a DEVIANDES, entre otros”; manifestó Pedro Morales.

Prosiguiendo, mencionó que “El GRJ ha desperdiciado energías y recursos insistiendo frenéticamente en apropiarse de la autoría y la gestión de proyectos que vienen de varios años atrás y de otros que son parte de los programas sectoriales del gobierno central (educación, salud, transportes y vivienda), así como anunciando obras que solo están en su delirio como la del hospital “El Carmen. Lamentable ridículo”.

“El GRJ es incapaz de exhibir nuevas políticas públicas regionales, pero si exhibe un carnaval impune de adendas, adicionales, deductivos y arbitrajes sospechosos, sin señalar responsables de este carnaval en la ejecución de proyectos, y mal utilizando su competencia de administrar los recursos que le transfieren para la ejecución de obras, hace gala de un enfermizo figuretismo que ya demanda un serio tratamiento psicológico del gobernador y una auditoría a la propaganda que se paga para marketearlo”, indicó el ex Congresista.

“La gestión en el gobierno local de Huancayo es un triste ejemplo de falta de principio de autoridad, mediocridad e irrefutables indicios de corrupción, que han profundizado el caos generalizado y pretenden “endulzarnos” con algunas pavimentaciones que son obras elementales de cualquier municipalidad; mientras temas como el de los residuos sólidos, solución integral al comercio en la vía pública, crisis en el transporte y tránsito, seguridad ciudadana, siguen pendientes como “problemas históricos” que la demagogia “sostenible”, que lleva cuatro períodos, no solo, no soluciona, sino que los propició con firmas de actas electoreras y garantizando la impunidad de sus anteriores gestiones”; explicó Pedro Morales.

“Ni que hablar del Caso Diestra, emblemático por su inmoralidad y abuso; del llamado ordenamiento del transporte con medidas efectistas y torpes, sin el sustento de ningún plan serio, lo que genera atrocidades urbanas como la demolición de los martillos de protección a la persona (peatón) del Paseo de la Breña. En concreto, es una gestión de estilo badulaque, que no ha podido sustraerse al mal ejemplo del gobernador del culto a la persona con avisos publicitarios pagados para promocionar al alcalde”, señaló.

“Hago votos porque el 2017, nuestra representación política en general enmiende errores y sea más productiva, aunque es gris nuestra esperanza de que los gobiernos sub nacionales logren superar el lamentable estado de cosas que percibimos. Dudo que eliminen el culto a la persona que ejerce la titularidad de los pliegos presupuestales (gobernador y alcaldes sostenibles). Felizmente este primero de enero ya inician la etapa de salida del período que culmina el 2018”; acotó.