viernes, 13 de enero de 2017

Intervención a la Plaza Constitución de Huancayo

foto Juanse Guevara

Escribe: Pedro Morales Mansilla.

Hace unos días la Municipalidad de Huancayo ha dado inicio a una intervención en la Plaza de la Constitución. De sus notas de prensa deducimos que es para realizar trabajos en sus pisos y sistema de iluminación, principalmente.

Saludamos la decisión, ya era hora que se preocuparan de una de los espacios públicos más importantes de la región central del Perú, alevosamente descuidado en su mantenimiento integral por la mezquindad política de los últimos tres lustros, a pesar que los vecinos pagamos elevados arbitrios por mantenimiento de parques y jardines.

Sin embargo; ante el enigma de lo que realmente se quiere hacer tenemos obligación ciudadana y la autoridad moral conferida por el hecho de que su nueva infraestructura “El pueblo lo hizo” realidad en nuestra gestión, para demandar se nos aclare y sustente en qué consiste la intervención.

¿Remodelación, restauración, mantenimiento, todos a la vez? La finalidad del “proyecto” de intervención es ambiguo y tiene artificios técnicos que buscan justificar un evidente gasto insulso cercano a los dos millones y medio de soles, que supera el costo de su construcción total, amparándose en la urgencia de “la mejora de sus pisos e iluminación”, lo que desde ya necesita una evaluación y hasta la intervención de las fiscalías competentes y de la Contraloría Regional.

No era necesario, bajo ningún punto de vista, demoler y retirar las losas de concreto de 13 a 20 cm de espesor, en las que descansaba el porcelanato, para la reparación de los pisos con un cambio total del material ornamental (losetas, porcelanato, cerámicos, etc.)

Hace un año, cuando hicieron el anuncio de la intervención, emitimos una nota de prensa, ninguneada por los medios de la red de publicistas de la actual gestión edil provincial, que recobra actualidad:

Para el ex Alcalde de Huancayo Pedro Morales Mansilla, la Plaza de la Constitución, construida por acuerdo unánime de Concejo e inaugurada hace 19 años, necesita un mantenimiento integral de sus sistemas de iluminación, aguas y servicios básicos, así como la restauración de sus alegorías, respetando los mensajes cívico-histórico y de costumbres religiosas de su diseño arquitectónico, que ha merecido aprobación del Instituto de Cultura y del Colegio de Arquitectos, así como de otros especialistas; y no una remodelación como la que viene anunciando la Municipalidad, sin haber hecho

público el expediente técnico que justifique y especifique la intervención de lo que se remodelará y el monto de su financiamiento que además no está garantizado.

“La Plaza de la Constitución de Huancayo es uno de los espacios cívicos más importantes del país y por tanto merece un tratamiento serio y especializado, lo que no se garantiza con un mero anuncio de remodelación, un proceso de licitación que no cuenta con un comité idóneo ni monto de financiamiento asegurado -como se desprende de la modificación de los montos de presupuesto hasta en tres oportunidades en un solo día- ni con la negativa a una explicación pública del expediente técnico que sustente y especifique la intervención anunciada”; señaló.

“La Plaza necesita una restauración, no una remodelación (modificación de estructuras), que además, previamente requeriría la autorización del autor del proyecto y del Instituto de Cultura. Hay que restaurarle sus alegorías especialmente diseñadas como las bancas, postes, reparar y darle mantenimiento a los sistemas de sonido de música ambiental e iluminación especial acuática, juegos computarizados de agua y piletas danzarinas; así como la iluminación ornamental y la pública que tenía luminarias de halogenuro metálico, el sistema de riego, la calidad de los servicios higiénicos, entre los otros atractivos deliberadamente descuidados por la inmoral costumbre del llamado “mate” de aprovechar “remodelaciones” y “mantenimientos” para reemplazar placas recordatorias y apropiarse de la autoría de obras que no le corresponden, como lo hizo el actual gobernador con obras que ejecutamos en el distrito de El Tambo, por ejemplo”; explicó y denunció el tres veces alcalde de Huancayo.

“Los huancaínos tenemos el derecho a que nos expliquen y especifiquen en qué consistirá la remodelación, a que exhiban y sustenten el expediente técnico, nos demuestren que la licitación cumple con los normas vigentes y que se tiene asegurado el financiamiento correspondiente; pero al margen de ello saludamos la preocupación por la Plaza, pero nos gustaría saber por qué se prioriza una remodelación no urgente en comparación a la solución de problemas de limpieza pública, transporte, saneamiento básico y descontaminación de los ríos que cada día reciben el incremento de evacuación de aguas servidas; toda vez que el tratamiento de sus pisos no constituye remodelación y significaría menor gasto”.