jueves, 4 de agosto de 2016

Orcopampa:y Tambomayo La nueva ruta del narcotráfico en el Perú.


La habilidad e ingenio de los narcotraficantes parecen llegar a límites insospechados. Prueba de ello es que una nueva ruta para sacar droga del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) hacia Bolivia -por vía terrestre- ha sido puesta al descubierto por agentes de la Dirección Ejecutiva Antidrogas.


“Desde Ayacucho realizan una travesía hasta el cruce de Orcopampa y Tambomayo que une las provincias de Castilla y Caylloma (Arequipa), continúan hasta Puno y cruzan la frontera con el vecino país del altiplano”, reveló un oficial de la Dirandro.

El pasado 4 de julio una brigada policial intervino en el kilómetro 238 de la vía a Orcopampa el camión W1Z-845 que conducía Róger Ezcurra Román (26). El vehículo era escoltado por la camioneta ABF-761 que pilotaba Elías Carbajal Lamilla (27).

Ambas unidades eran ocupadas, además, por Aldiz Quirigua Martínez (39), Germán Alejandro Pfoccori Anahua (33), Paul Rodríguez Torres (44) y Fredy Julián Martínez Yañez, de 30 años.

Los agentes confirmaron sus sospechas cuando descubrieron una 'caleta' debajo de la cabina del camión: 267 'ladrillos' de clorhidrato de cocaína que tenían el logotipo de un delfín.

“Grandes cargamentos de droga elaborada en Ayacucho y Apurímac, van hasta Bolivia, pasando por Caravelí, Arequipa y Puno, y terminan en Brasil o en Europa”, dijo un detective de la Dirandro a La República.

Explicó que otros narcotraficantes salen desde Huánuco y pasan por Apurimac. Otros van por la selva hasta Puno, pero luego pasan por Orcopampa (Arequipa), en su camino a Tacna o Moquegua, centros de acopio desde donde el cargamento de droga cruza la frontera.

Sin embargo, para los investigadores, el terminal marítimo del Callao continúa encabezando los puntos de salida de cocaína al exterior. El 19 de julio se descubrieron 221 paquetes de clorhidrato en el contenedor MRKU 423180345G28.

Los 255.480 kilos de clorhidrato camuflados en cinco maletines de lona tenían como destino Francia. Los paquetes tenían dos sellos: un rayo y las letras AMG.

“La policía está en alerta máxima para evitar que estos embarques, llamados 'gancho ciego' o 'preñados' salgan del país. También estamos buscando diversas caletas (muelles pequeños) usados para embarcar droga a barcos acoderados en alta mar”, manifiesta el jefe de la Dirandro, general Luis Pantoja Calv.

Oscar Chumpitaz