miércoles, 13 de julio de 2016

Coca, gas y petróleo detrás del pleito limítrofe entre Junín y Cusco.



– Presidencia del Consejo de Ministros, fraudulentamente, pretendió crear un
distrito para Cusco, arrebatando 398 kilómetros cuadrados al territorio a Junín.

Semanas atrás el cotarro político regional, a través de la prensa, radio y televisión, se vio
alborotado debido a la intentona de crear ilegalmente un nuevo distrito, denominado Tambo
del Ene, patrocinado por el Gobierno Regional del Cusco y con la complicidad de funcionarios
venales de la Presidencia del Consejo de Ministros. Un tema que mantiene actualidad por cuanto aún no se ha resuelto definitivamente.



El desaguisado radica en que el proyecto de ley para crear dicho distrito invade arbitrariamente 398 kilómetros cuadrados de territorio de Junín, que corresponden a las comunidades ashánincas, ubicadas en el distrito de Río Tambo, provincia de Satipo.
Para conocer detalles sobre este tema dialogamos con la subgerente y especialista en demarcación territorial del Gobierno Regional de Junín, ingeniero geógrafo Evely Vivanco Porras, a la sazón una dama dialogante y apasionada en el desempeño de su función pública.
Como es lógico, ella abundó en numerosos datos técnicos y legales sobre el caso, pero por
razones de espacio no podremos enumerarlos, pero sí tocaremos los aspectos sustanciales.

ANTECEDENTES
La Ing. Evely Vivanco refiere que muchos límites interdepartamentales en el Perú solo poseen un carácter referencial con puntos específicos establecidos en sus respectivas leyes de creación, pero carecen del necesario rigor técnico – geográfico que solo pueden resolver los especialistas en el mismo terreno.
Para solucionar este serio problema es que el gobierno peruano emite la Ley 27795 de Demarcación Territorial y el Decreto Supremo 019. Bajo el amparo de estas normas y sobre la base de las demarcaciones territoriales de las leyes de creación de los distritos, es que el GRJ en los años 2006 y 2007 inicia el Estudio de Delimitación y Demarcación Territorial
de todas sus fronteras con las regiones vecinas, refiere nuestra entrevistada.
En este problema se hallaban, precisamente, los límites de Junín con Cusco que poseen una
gran extensión. El conflicto materia de este informe periodístico está ubicado en los distritos de Río Tambo, provincia de Satipo (Junín) y Pichari, provincia de La Convención (Cusco).

AVANCE DEL TRABAJO
Frente a este problema de límites es que la correspondiente oficina técnica del GRJ el 2,008 implementa la delimitación territorial con el Cusco, orientado a fijar límites técnicos definitivos y desterrando los límites meramente referenciales. “Este sacrificado trabajo técnico de campo y gabinete da sus frutos, alcanzando el año 2,010 un avance del 97% en la solución de los límites entre Junín y Cusco, todo con los respectivos protocolos
y con actas firmadas, quedando únicamente un 3% por resolver y que no se logró por algunos desacuerdos y falta de consenso de ambas partes”, señala Vivanco
Porras.
Añade que por esta razón y de acuerdo a ley, ambas partes remiten todo lo actuado a la Dirección Nacional Técnica de Delimitación Territorial (DNTDT), oficina adscrita a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) para que elabore la propuestatécnica legal definitiva de límites sobre ese pequeño tramo pendiente.

INGRATA SORPRESA
La DNTDT, inicialmente, previo a un estudio técnico elabora un expediente y resuelve el problema, pero después (año 2013) da marcha atrás realizando encuestas interesadas y amañadas entre la población limítrofe, cosa que no establece la ley. “Como producto de ello es que la DNTDT comete una arbitrariedad y viola la ley, provocando una serie de vicios administrativos, procesales y jurídicos con una clara intencionalidad de favorecer al Cusco y perjudicar a Junín” subraya la funcionaria juninense.
Este perjuicio a la región Junín se patentiza con la presentación de un proyecto de ley
por parte de la PCM para crear el nuevo distrito de Tambo del Ene (Cusco), incorporando ilegalmente a su supuesto territorio 398 kilómetros cuadrados, pertenecientes al distrito de Río Tambo (Junín).

“Debemos dejar constancia que desde agosto del 2015 el GRJ observó y alertó, tanto al Poder Ejecutivo como al Legislativo, que estaba en camino una acción ilegal y arbitraria (paralela a las tratativas) con un proyecto de ley que atentaba contra los intereses de Junín”, precisa Evely Vivanco Haciendo caso omiso a la indicada observación del GRJ, la PCM el 2 junio de este año aprueba el malhadado proyecto de ley de creación del distrito de Tambo del Ene y el 10 de junio lo remite al Congreso de la República para su aprobación.

EN SUSPENSO
Sin embargo, ante la posición firme de las autoridades de Río Tambo, Satipo y del GRJ, además del sustento técnico de la Subgerencia de Demarcación Territorial, que se constituyeron a la ciudad de Lima, es que se logra dejar en suspenso dentro del Congreso ese proyecto de ley y que no siga su curso.
Faltan ya pocos días para que este Gobierno y el respectivo Congreso terminen sus funciones.
Ha culminado, también, la segunda legislatura del año 2015, pero el Congreso sigue en funciones con sus respectivas comisiones de trabajo y la Comisión Permanente, por lo tanto hay que estar vigilantes hasta la instalación del próximo Congreso Nacional. Mientras tanto el GRJ ha pedido que este proyecto de ley de creación de un nuevo distrito regrese a la DNTDT para su respectiva corrección.

TRASFONDO DEL PROBLEMA
¿Por qué Cusco quiere anexarse esos 395 kilómetros cuadrados que le pertenecen a Junín? Hay dos razones convincentes: Primero que es una zona de cultivo de coca y hay muchos colonos interesados en mantener ese estado de cosas sin que nadie los fastidie y menos prohíba.
Segundo, hay señales que en el subsuelo se encuentran yacimientos de gas y petróleo (lote
108), cuya explotación redundaría en jugosos ingresos por canon de hidrocarburos.
Hay un tercer elemento a considerarse, es que estos 398 kilómetros cuadrados bordean
el área de amortiguamiento del Parque Nacional Otishi, junto a la Reserva Comunal Asháninca. Se teme que estas áreas muy sensibles ambientalmente sean vulneradas
si se afianza el cultivo de la hoja de coca en la zona.

ACUSACIONES Y FALSEDADES

A raíz de este problema en algunos medios radiales y artículos periodísticos se lanzaron acusaciones, sin ningún sustento, contra el GRJ y otras autoridades, así como contra la congresista Verónika Mendoza. Algunas por ignorancia y no informarse
bien y otros de mala fe por interese políticos.
Es menester señalar que durante la gestión regional 2011 – 2014, casi no se avanzó nada en el tratamiento de este problema, se realizó algo en lo técnico, pero sin el respaldo y reforzamiento político que debió tener. Mientras que el Cusco asistía a las reuniones con sus gerentes, subgerentes y equipo técnico, Junín apenas se hacía presente con un reducido equipo técnico.
La presidenta de la Comisión de Descentralización, congresista Verónika Mendoza, sobre
el tema, dijo enfáticamente que esta comisión no discutirá y menos aprobará un dictamen sobre un tema que se encuentre en conflicto. “Aquí no se trata de ser cusqueña, limeña o puneña, de lo que se trata es actuar conforme a la ley y con el pleno consenso de los pueblos sin distinción”, subrayó dicha parlamentaria.
Finalmente, este tema nos llama también a que las autoridades del GRJ y demás niveles volteen la mirada hacia nuestras comunidades de frontera, donde muchas de ellas por su lejanía se hallan olvidadas, sin obras de agua, desagüe, electricidad y otros. De esto se aprovechan otras regiones colindantes para querer anexarse territorios.

CLAVE
A propósito sobre este tema la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) organiza una exposición – – conversatorio, que se realizará el 9 de julio, partir de las 18:00 horas en la Sociedad Fraternal de Obreros y hace la respectiva invitación a la ciudadanía en general continúa.

Poder Público